Glosario breve y dudoso de Arquitectura Legal
 

 

   

Por Daniel Enrique Butlow (*)

Advertencia: El siguiente aporte a la confusión generalizada, contiene glosas que pueden afectar la sensibilidad de personas altamente emotivas.

 

Abogados de Arquitectos: Malabia 2151 Ciudad de Buenos Aires. Teléfonos: 4833 1292 / 1293. Lunes a Viernes de 13 a 18 hs. Pedir hora.

Adicional por refacciones: Plus de honorarios que se debe abonar al profesional por soportar la presencia del comitente durante la ejecución de la obra o por justificar científicamente todos los errores anteriormente cometidos y que ahora se repetirán.

Amigables componedores: Fórmula jurídica inserta en los contratos de arquitectura para evitar que los conflictos lleguen a los Tribunales, lo que generalmente no se logra, porque los amigables componedores, ni son amigables, ni componen nada.

Anteproyecto: Conjunto de plantas, cortes y elevaciones con que el arquitecto contesta las ideas que le pidió el comitente. A diferencia de las ideas que son gratis, el anteproyecto debe pagarse y ello provoca los primeros conflictos.

Aviso de obra: Mensaje que debe dirigirse a los vecinos, antes de iniciar la construcción, a los fines de que en un radio de 100 metros , retiren a los niños y a los efectos personales de imposible reposición.

 

Cartel de Obra: Se trata de un instrumento publicitario que anuncia al transeúnte que hay alguien que ya ha confiado. Salvo honrosas excepciones es de color blanco, para simbolizar la pureza del inicio de la relación, como en el caso del vestido de novia.

Clasificación de las obras de arquitectura: Básicamente existen dos categorías: las que nos han encargado y las que quisiéramos que nos encarguen.

Código de edificación: Conjunto de normas que determinan que es lo que puede construirse en los casos en que no se ha tramitado una excepción.

Club de campo: Reunión de paisanos en algún galpón del pueblo. Variante del country a partir de la presencia de alguna vaca.

Colegio de Arquitectos: Entidad sin fines de lucro que permanentemente corre el riesgo de quedarse sin fines.

Cómputo métrico: Conjunto de cálculos efectuados sobre la base de los planos generales, para establecer la abismal diferencia con el anteproyecto y poder determinar el monto adeudado en materia de honorarios.

Concurso: Competencia arquitectónica donde se impone lo más barato, o el mayor acomodo. Al finalizar el concurso queda generalmente sin curso.

Congreso de arquitectura: Reunión de arquitectos donde se pasan diapositivas. Su importancia pedagógica consiste en que allí se aprende lo que jamás podrá ponerse en práctica.

Contratación obligatoria: Sistema ideado por las agrupaciones profesionales para evitar la falta de pago de aportes. Se encuentra permitido en los mismos casos que el matrimonio obligatorio, es decir nunca.

Consulta: Es el parecer o dictamen que se da acerca de un asunto de acuerdo con los conocimientos generales del profesional. A diferencia del médico, la consulta al arquitecto no se paga nunca, salvo que se transforme en croquis, en cuyo caso, tampoco se paga nunca.

Contrato de riesgo: Contrato común con la única diferencia de que además del riesgo de no cobrar, existe el riesgo de pagar.

Contratos separados: Son los contratos que realiza el comitente con sus proveedores de confianza, para evitar que el profesional se entere cuánto está gastando.

Contrato tipo: Se trata de un anhelo del arquitecto para evitar la consulta al abogado. Tiene tanta utilidad como el plano tipo o el tipo de plano.

Costo definitivo de la obra: Es la suma de todos los gastos necesarios para realizarla, excluyendo el costo del terreno, los honorarios mismos y la amistad con el arquitecto.

Croquis: Es una forma de expresión arquitectónica que sustituye al lenguaje hablado. Se expresa en papeles informales como servilletas, agendas o cualquier otro elemento que no obligue al arquitecto a levantarse. No se tienen noticias de que jamás nadie haya pagado ningún croquis, porque en la creencia popular es algo gratuito.

Curriculum vitae: Carta de presentación, mediante la cual el joven arquitecto pretende demostrar al dueño del estudio de arquitectura, que posee frondosa experiencia. Se lo puede calificar de acuerdo al tamaño, por la convicción generalizada de que cuanto más grande, más tonto.

 

Demolición: Sistema para producir escombros. Momento crucial de la relación contractual donde el comitente advierte que ya es tarde para arrepentirse.

Dibujante: Artista plástico con o sin especialización en el manejo de las reglas de Pizzini.

Dictamen: Forma de obligar al profesional a cambiar de parecer al tener que decir lo que estaba diciendo, pero por escrito y firmado.

Dirección de obra: Función que el profesional desempeña controlando la fiel interpretación de los planos, hasta que es sustituido por la mujer del comitente.

Dirección y legislación de obra: Cátedra de la Facultad de Arquitectura, donde se aprende a odiar el Derecho.

 

Entidad intermedia: Agrupación insolvente que tiene el convencimiento de que los honorarios del arquitecto serán abonados por el Estado.

Estudio de fundaciones: Consulta que se efectúa en la Municipalidad o en lo del vecino, para determinar la composición del suelo donde se erigirá la obra.

Estudio de propuestas: Es la revisión y verificación de las propuestas presentadas por los oferentes para la ejecución de la obra, que tiene por objeto determinar las razones que hacen aconsejable elegir la propia propuesta.

Estudios urbanísticos: Se trata de los estudios que se realizan a posteriori para determinar las razones del fracaso urbano.

Explosión urbana: Se trata de la única explosión que atrae en lugar de espantar, aunque produce los mismos efectos desvastadores.

 

Final de la obra: Se trata del momento crucial en que no se construye más. Sobreviene inevitablemente por dos razones o circunstancias que se presentan juntas o separadas: cansancio o falta de plata del comitente.

Se acompaña con asado.

Final de obra: Es uno de los momentos claves de la construcción y por sus características que son por todos conocidas, se asemeja al certificado de defunción, ya que sólo el profesional puede otorgarlo. Se dice que el momento es clave, porque constituye la última oportunidad para intentar cobrar los honorarios que aún adeuda el comitente.

 

Gastos extraordinarios: Todo gasto no previsto por el arquitecto ya sea que corresponda o no a la obra.

Gastos ordinarios: Emolumentos que en un país normal debiera pagar el comitente y que siempre termina pagando el arquitecto.

Gestor: Es quien gestiona nuestras gestiones en el lugar que oficia de gestoría.

Honorarios de Arquitectos: Nombre del primer libro de Butlow & Bustos editado por Ediciones Summa. En venta en todas las buenas librerías.

Honorarios según la forma de contratación de las obras: Contratación de buena fe: 100% de lo pactado. Contratación de mala fe: 0% al 10.000% de lo pactado.

 

Incumbencias: Conjunto de disposiciones que acrecienta el tradicional odio entre ingenieros y arquitectos. Sirve también para encontrar en motivos ajenos el fracaso personal.

 

Jurisprudencia: Intento simplificado para poder adivinar a priori, que va a suceder con nuestro reclamo judicial. La jurisprudencia sobre arquitectura también sirve para determinar que nos pasaría, si fuéramos otros, con otras circunstancias y en otro tipo de obras.

 

Ladrillo: Elemento indispensable para la construcción y descartable para el estudio de la arquitectura legal.

 

Maquetas: Sistema que permite al comitente apreciar la obra finalizada sin invertir un solo centavo.

También sirve pata resaltar cómo sería la obra si permaneciera siempre bajo techo o si el comitente fuera Gulliver.

Mayores costos: En una primera acepción, todo aquello que cuesta más y por ello es de permanente aplicación en las obras de arquitectura. Se trata también de una fórmula ideada para poder seguir cobrando o pretendiendo cobrar, cuando la cuenta ya está saldada.

Medianería: Es el conjunto de problemas a que dio lugar la medianera, pared que evita la existencia de huecos entre dos propiedades linderas. La medianera es generalmente una fuente de recursos para el joven arquitecto que intenta infructuosamente cobrar la medición sobre la base de la legislación arancelaria. La medianera, también es fuente de esperanza de efectivo para el vecino que ve dolorosamente el progreso del fundo lindero.

Memoria descriptiva: Conjunto de informaciones técnicas documentadas que acompañan el anteproyecto, siempre y cuando el profesional tenga buena memoria. Puede ser escrita o gráfica, salvo que el comitente sea ciego, en cuyo caso también puede usarse la maqueta.

 

Negligencia profesional: Sólido argumento jurídico y psicoanalítico, que junto con la demora en finalizar la obra, permite justificar moralmente la falta de pago del saldo de honorarios.

Nivelación: Acción y efecto de nivelar, que es poner un plano en la posición horizontal justa. Geométricamente es una tarea sencilla, pero socialmente no, por la tenaz resistencia de los inteligentes a ser nivelados con los cuadrados.

 

Obra llave en mano: Sistema de contratación, por el que el comitente supone que al finalizar la obra le serán entregadas las llaves de su vivienda terminada. Aún en los pocos casos ocurridos, la falta de confianza obligó a cambiar la combinación.

Obra por administración: Sistema jurídico que permite al profesional fracasar como arquitecto y también como contador, sin doble esfuerzo.

Obra repetida: Se trata de los emprendimientos llevados a cabo por arquitectos sin imaginación.

 

Planeamiento urbano: Rama de la ciencia de la arquitectura, cuya faz experimental está en manos de martilleros o intendentes de turno.

Planes de urbanización: Sistema ideado por los martilleros para acrecentar el valor del loteo. Se compone como mínimo de banderines, una calle pavimentada, casilla para venta y cualquier nombre al que debe anteponerse la palabra "Villa", por ejemplo: "Villa Mamerto".

Plano: En una primera acepción horizontal todo aquello diametralmente opuesto a lo vertical. Hay una sola especie que causa daños a la salud, se trata del pie plano.

Planos complementarios: Es el conjunto de planos que debe preparar el arquitecto, una vez finalizada la relación, si desea iniciar un juicio.

Planos de instalaciones contra incendios: Es el primer plano con el que se consigue una firma y sello oficial, creándose la sensación de que el proyecto está en marcha y a punto de ser finalizado.

Plano de subsistencia: Es la audaz forma arquitectónica de declarar subsistente lo que nunca existió.

Presupuesto: Como su raíz etimológica lo indica, es algo anterior o previo a la suposición. Cuando llega la etapa de la suposición ya es tarde, por cuanto el comitente ha advertido que jamás podrá hacer la obra con el dinero pre-supuestado.

Presupuesto detallado: Es el arte de poder justificar las razones que determinaron la duplicación o triplicación del presupuesto global.

Presupuesto global: Es el presupuesto inflado o desinflado de acuerdo al tamaño del globo.

Programación por camino crítico: Es el arte de poder predecir gráficamente a qué altura de la obra entrará en crisis el comitente.

Propiedad intelectual: Se trata de una de las pocas propiedades que se consiguen con el ejercicio de la profesión y que puede mantenerse porque no paga impuestos de alumbrado, barrido y limpieza.

Proyecto: Conjunto de elementos gráficos y escritos que definen con precisión la imposibilidad de realizar la obra, especialmente cuando va acompañado de un presupuesto real.

 

Representante técnico: Empleado a sueldo que representa técnicamente el papel de profesional independiente.

Responsabilidad profesional: Problema que se les plantea a los arquitectos cuando son solventes, especialmente en los casos en que tienen algo a su nombre, que no es lo mismo.

 

Stand: Obra de arquitectura de la segunda categoría, cuyo contenido fundamental, es el plano de estructuras de las señoritas que lo atienden.

 

Tasación ordinaria: Es aquella en que la apreciación del valor se funda exclusivamente en la opinión del martillero de la esquina.

Tiempo compartido: Alarde inmobiliario creado para procurar la sensación de que uno es dueño de algo. Tiene las mismas ventajas e inconvenientes que el baño compartido.

 

U.I.A.: Siglas de la Unión Internacional de Arquitectos. Interjección onomatopéyica con que el comitente expresa su desesperación al observar el certificado final de ajuste.

 

Valor del metro cuadrado: Es la prueba concluyente de que también en la construcción el todo puede dividirse en partes y la fórmula con la que generalmente el novel e inexperto comitente cree que podrá tener dominio sobre la plata que invertirá en la obra. La fijación de un valor metro cuadrado no es muy agradable para el arquitecto y es por dicha razón que en cierta oportunidad al preguntársele a un profesional a cuánto estaba el metro cuadrado, éste contestó que no le quedaba más y que no recibiría hasta la próxima semana.

Valor en juego: En una primera acepción es el monto presupuestado para una obra o el costo de su realización. En otra acepción es el grado de riesgo que el ser humano que se dispone a realizar una obra está dispuesto a soportar. Se sabe de valores en juego, que pusieron la vida en juego unas veces del comitente y otras del profesional.

Variantes para una misma obra: Decisión que toma el arquitecto por falta de dinero del comitente, o decisión que toma el comitente por falta de talento del arquitecto.

Vivienda económica y social: Artilugio creado por el Estado, para obligar a los pobres a vivir en propiedad horizontal.

Casa que tienen los que no pueden tener casa.

Vivienda unifamiliar: Es la vivienda destinada al asentamiento de una sola familia. En las legislaciones que admiten el divorcio o la soltería también se construyen viviendas unipersonales o uniparejales.

 

 

(*) Abogado y Profesor titular honorario de arquitectura e ingeniería legal.

 

 

 
     
   
 
Guido 1551, 1º Piso - Recoleta - Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Telefax: (54 11) 4816-1914 (líneas rotativas)
arquitecturalegal@sion.com